En México, el método de entrenamiento ejecutivo para maximizar el desarrollo profesional, conocido como coaching, está cada vez más presente en las empresas.

Al menos 66% de las organizaciones ha implementado esta técnica para mejorar los resultados de su personal, de acuerdo con la última encuesta Coaching en México elaborada por la International Coach Federation, o Federación Internacional de Coaches (ICF, por sus siglas en inglés), entre profesionales de Recursos Humanos (RH).

Dos tercios de los encuestados dijeron tener alta o muy alta confianza en el coaching como método para potenciar las cualidades de los colaboradores.

Lo que sí y lo que no hace el coach

Para los profesionales mexicanos del área de RH, el coaching debe utilizarse para incrementar el potencial de las personas (97%), inspirar a los colaboradores (81%) y para que funcione debe practicarse de manera individualizada (81%).

La ICF coincide en esos tres puntos. Sin embargo, muchos gestores de capital humano mencionaron conceptos del coaching que ese organismo internacional estima menos importantes.

Por ejemplo, 34% valora como algo primordial que el entrenador –o coach— aconseje a la gente que atiende. Para la ICF los instructores no deben sugerir o recomendar.

El 25% cree que una de las funciones del coach es indicar la dirección de la empresa o del equipo. La Federación Internacional de Coaches discrepa, pues lo más importante es ayudar a que las personas descubran su propio potencial y guía.

Coaching para líderes

El 76% de los encuestados, que indicaron que en sus empresas se sigue este método de desarrollo profesional, está satisfecho con los logros.

Hasta ahora, la mayoría lo ha puesto a disposición de niveles de alta gerencia, es decir, el 70%; 45% por ciento lo ha implementado para todos los colaboradores “con potencial”.

El coaching individual es el más difundido: 81% de las empresas lo realiza de esa manera. Pero al mismo tiempo, 24% lo practica con los equipos de trabajo.

Sólo 5% señaló que están desarrollando este programa para ponerlo en marcha en toda la organización.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *