Cómo lograr que te dure más el día

Seamos realistas, a pesar de todos los aspectos positivos asociados con la rápida evolución del entorno actual de los negocios, la tecnología puede provocar distracciones y también poner una tensión en nuestra productividad. Contestas 10 email sólo para recibir otros 20 más en tu bandeja de entrada. Se espera que estés disponible 24/7. Tienes que programar conferencias telefónicas con personas de todo el mundo. Te tientas de enviar mensajes de texto y correos electrónicos durante las reuniones. No te puedes quedar fuera de Twitter durante la jornada laboral.

Sena las que sean tus distracciones personales, seguir estos seis sencillos pasos te ayudará a aumentar tu productividad personal y el desempeño laboral.

1. Primero lo peor
Empieza siempre por las tareas más importantes (o más difíciles) antes de que las llamadas telefónicas y correos electrónicos comiencen a llegar. Esta puede ser la parte más productiva del día y se siente muy bien tener las tareas que más tiempo consumen (o indeseables), terminadas primero. Si usted no eres una persona mañanera, entonces identifica tu “hora punta” personal, donde seas capaz de dedicarte plenamente a tu tarea de mayor prioridad.

2. Divide los proyectos en “pedazos”
Es fácil sentirse abrumado con grandes proyectos en curso. Un buen truco es saltar constantemente dividir el proyecto para evitar dilaciones y encontrarse en un aprieto. Al tomar un proyecto grande y separarlo en distintos “mini-proyectos” con plazos distintos, puedes lograr pequeñas victorias cada día, para mantenerte motivado y en pista.

3. Presta atención
Todos hemos tenido ese momento en una reunión, en la que nos han hecho una pregunta sólo para darnos cuenta de que no estábamos prestando atención completamente. Deja tu teléfono y apaga su notebook durante las conferencias telefónicas o reuniones. Entendemos que puede ser difícil desconectarse, pero haz un intento. Confía – te sorprenderás de lo mucho sacas de las reuniones, cuando pones toda tu atención.

4. La bandeja de entrada puede esperar
Capacidad de respuesta es crítica para los profesionales de todos los niveles. Sin embargo, no dejes que la afluencia de correos electrónicos te distraiga de hacer tu trabajo. Designa tiempos “libres de comunicación” donde dediques 60-90 minutos a trabajo “real”.

5. Anota todo
Este consejo viene del libro de David Allen “Getting Things Done”. Cada vez que una idea o por hacer, se te viene a la cabeza, anótala inmediatamente. Esto no es el último descubrimiento de la ciencia, pero a menudo tenemos mucho de lo que estar pendiente o reuniones de ir y volver, que podemos olvidar algún pensamiento crítico o idea que tenemos durante el día.

6. Toma descansos
Un pilar de la productividad que a menudo se pasa por alto, es tomarse un tiempo para hacer algo que realmente disfrutes. Ya se trate de la lectura de artículos relacionados con la industria, tomar una clase de ejercicio o irte un poco más temprano para cenar con su familia, es importante tomar el tiempo para recargar energías y así estar listo para atacar tu lista de tareas pendientes de nuevo en la mañana.

La parte más importante de este proceso es encontrar un sistema que funcione para ti y ajustarse a él. Siempre recuerda a participar plenamente en lo que sea que estés haciendo, ya sea un proyecto, una reunión con un cliente, o incluso de vacaciones.